• El efecto blanqueante dental, ¿dura mucho?

 

Hay casos y casos. Evidentemente, nada es para siempre, pero claro: algunos tratamientos tendrán una perduración temporal más alta que otros. Hay varios motivos por los cuales el efecto blanqueante puede durar más o menos: por ejemplo, si tenemos la mala práctica de tomar alimentos o bebidas con alto contenido colorante, pues está claro que el tiempo será mucho menor si lo comparamos con una persona que ni bebe ni fuma ni toma este tipo de productos.

 

blanqueador dentalTeniendo en cuenta estas y otras casuísticas, se podría decir que los tratamientos que se han hecho en una clínica dental podrían durar más o menos unos seis o siete años, mientras que con otros métodos el periodo es sumamente inferior. Hay personas que se lo van repitiendo cada año. Pensemos que, además, se recomienda que todas las personas vayan una vez al año al dentista para realizar una limpieza bucal: esto no es un blanqueamiento, claro, pero ayuda a mantener los dientes limpios de sarro y de otras bacterias que pudieran surgir. Si se hace una limpieza anual se ayuda a conservar el blanco de los dientes.

 

Otro truco, que ya hemos comentado anteriormente, es el poder usar pastas o geles blanqueantes de uso diario: hay colutorios para enjuagar que están especializados en el efecto blanqueador.

 

Si optamos por una solución casera (es decir: no un producto hecho por nosotros, sino un producto comprado para ser aplicado en casa) pues el tiempo de acción es más o menos de unos cinco meses si se trata de un kit profesional o bien un par de meses por los geles y productos de acción blanqueante que puedas comprar en farmacias o tiendas especializadas. Cuanto mayor sea la concentración de peróxido de hidrógeno, menos veces tendremos que hacerlo, ya que aparte de que los resultados duran más, también debemos recordar que un abuso puede ser perjudicial para nosotros.

 

 

  • Posibles riesgos de abusar del blanqueamiento dental en casa

 

Entre el uso y el abuso hay una línea muy fina que debemos ser muy cuidadosos de no traspasar. Hay varios motivos por los cuales no debemos pasarnos con el blanqueante dental, pero sobre todo es el incremento de la sensibilidad. Cuando estemos aplicando el producto debemos vigilar de no tocar las encías en la medida que se pueda, ya que la acción blanqueante no está pensada para ellas y el contacto puede provocar irritación. ¿Qué podemos hacer para minimizar estos riesgos?

 

  • Utilizar pasta dentífrica que tenga nitrato de potasio. Este componente es un perfecto aliviador y nos ayudará a que las encías no sufran más de lo necesario, así como las diferentes terminaciones nerviosas que se pueden encontrar en la boca y especialmente en los dientes.

 

  • Usa también algún tipo de flúor: este producto su principal característica es que tiene un efecto de remineralización y puede ir perfecto para ayudar a que los dientes se recuperen. El flúor no se debe aplicar directamente sino que se debería poner mediante alguna placa, y además, tan solo se debe poner por un breve periodo de tiempo, pocos minutos antes y después de aplicar el blanqueante dental.

 

  • Otra opción es no usar el blanqueador dental cada día (en el caso de los que se aplican cada día, claro) sino que parar un par de días para dar un respiro y luego seguir. Esto también es aconsejable cuando notamos alguna molestia: si paramos ayudamos a la recuperación de la encía.