• ¿Por qué comprar una pasta blanqueante? ¿Cómo blanquear los dientes en casa?

 

Si aún no te hemos convencido después de leer todo el artículo, aquí os damos algunos motivos más. En primer lugar, es posible que no sepamos cual es el mejor blanqueador dental que existe, ni cual sea el mejor método, pero una cosa si es segura: el blanqueamiento dental en casa no sólo es más económico en cuestión de precio, sino que además permite ir a tu ritmo e ir comprobando poco a poco los resultados o ir parando si algún día notamos alguna molestia. Su bajo contenido en peróxido nos asegura una implementación segura y paso afianzado.

 

Observa las opiniones de otros compradores si los hay: a día de hoy hay muchas plataformas de opinión que pueden ayudar a convencernos de la compra de un producto.

 

Solamente se tendrá que vigilar en los casos siguientes:

 

  • Mujeres que están embarazadas o bien en plena lactancia: no es que sea peligroso, pero no se ha demostrado que no lo sea. Es decir: no existen estudios que puedan indicar de forma seguro que estas personas no sufran ningún efecto secundario al realizar un tratamiento de estas características.
  • Si se tiene alegría al peróxido (habitual en prácticamente en la pasta y en todos los tratamientos aquí comentados) entonces tampoco podréis hacerlo. Si se duda puedes hacerte alguna prueba previa. Tampoco es recomendable de buenas a primeras que las personas con una alta sensibilidad en las encías (o gingivitis, etc.) se lo hagan, y menos con alta intensidad. Es mejor consultar todos los componentes por si acaso se es alérgico o se teme que se podría ser.
  • Si en la boca hay caries abiertas, entonces primero se tendrán que arreglar para poder realizar un blanqueamiento dental con éxito.

 

Es muy fácil de usar este tipo de producto: básicamente se trata de un tipo de textura consistente que está pensada para ser aplicada en los dientes, ya sea con un aplicador o con las bandas que se adaptan a los dientes. Es muy importante, como ya hemos dicho varias veces a lo largo del artículo, que las encías NO deben ser tocadas para evitar que se alteren y creen hipersensibilidad.